Los chakras son centros de energía que se encuentran en nuestro cuerpo. La palabra viene del sánscrito, lengua antigua utilizada en el hinduismo que significa rueda o círculo ya que representa un ciclo, es decir que la energía recorre nuestro cuerpo una y otra vez.

Mantener un buen balance de estas energías te hará mantener una actitud positiva lo que te hace sentir bien cada día. Sin embargo, muchas veces nuestras emociones pueden bloquear ese ciclo desbalanceando la energía de nuestro cuerpo.

La práctica del yoga busca activar esa energía y hacer que fluya en nuestro cuerpo libremente.

Para crear un mejor estilo de vida, también puedes ver:

Se dice que existen muchísimos chakras, sin embargo son 7 los principales y son en los que nos basaremos en este momento.

Los 7 chakras y la práctica del yoga

Chakra de la raíz (Muladhara) 

Este centro energético se encuentra en la base de la pelvis. Es nuestra base que conecta con la tierra por eso se le llama chakra de raíz, contiene nuestros instintos naturales como comer, dormir, el sexo y la supervivencia y se dice que aquí se encuentra nuestro potencial más latente.

Asanas como el guerrero y sus variantes, las de apertura de caderas, postura de la silla, todo tipo de flexiones de piernas y sentadillas ayudará a despertar este chakra.

Chakra pélvico (Svadishthana) 

Este chakra se encuentra en nuestro hueso sacro que está un poco más arriba del coxis y es donde se encuentran nuestros órganos reproductores y nuestra capacidad de sanar.

Si se encuentra desbalanceado o bloqueado podemos aferrarnos a las cosas creando energías negativas a nuestro alrededor.

Igual que con el chakra de raíz, posturas que abran la cadera, flexiones de pierna y sentadillas ayudan a activarlo.

Chakra del ombligo(Manipura) 

Debido a que se encuentra a la altura del ombligo, se relaciona con el sistema digestivo, el poder individual y nuestro propósito de vida.

Es el elemento de fuego, donde se concentra nuestra vitalidad y fuerza. Cuando esté se bloquea encontramos una ambición muy agresiva, prepotencia, ego y mal uso del poder.

Las posturas con torsiones son excelentes para desintoxicar el cuerpo física y emocionalmente liberando el poder de transformación personal.

Chakra del corazón (Anahata) 

Se encuentra en el centro de nuestro pecho, cerca de los pulmones por lo que este es nuestro elemento del aire.

Considerado el centro del todo debido a que es donde se mueven todas las emociones del ser humano tanto las buenas como las malas por lo que es importante mantener un buen balance en este centro.

Para lograrlo se trabaja mucho con la respiración y la meditación, puedes hacerlo por separado o durante la sesión de yoga, también las posturas para la espalda ayudan a abrir el pecho trabajando este chakra.

Chakra de la garganta(Vishuddhi)  

Este chakra se enfoca en la importancia de hablar y escuchar, así como en las glándulas que controlan el metabolismo.

Para trabajarlo podemos usar los cantos de mantras lo que simboliza la conversación con lo divino para sanar nuestra alma.

Posturas como la del pez y el camello también trabajan físicamente con este centro.

Chakra del tercer ojo(Ajna) 

Ubicado en medio de los ojos, se dice que es el punto en donde conectan el cuerpo y la mente, también relacionado con el crecimiento y el desarrollo.

Cuando esté chakra se encuentra en balance, la intuición, el conocimiento personal y el ser más que solo el cuerpo físico fluyen libremente.

Para trabajarlo se pueden practicar ejercicios de respiración y meditación.

Chakra de la coronilla (Sahasrara) 

Finalmente tenemos este chakra que representa la iluminación o la plenitud, es lo que nos hace ir más allá de nuestro emociones y necesidades, un centro mucho más espiritual.

Trabajando todos los anteriores se logrará estar un poco más cerca de la plenitud, hasta algún día llegar a ese punto donde la paz y la felicidad inunden nuestro ser.

El yoga como disciplina busca lograr una vida plena, de aquí su conexión con los chakras.

Unos chakras en balance representan una energía fluida en cuerpo y mente lo que nos permite tener una vida mucho más plena.

Si bien, practicar la parte física del yoga nos ayuda a lograr un cuerpo más fuerte y sano, no debemos olvidar la parte espiritual ya que nuestro cuerpo está lleno de energía, la cual podemos manejar por medio de nuestras emociones.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
YouTube