Desde antes de saber que estaba embarazada, ya había descubierto los beneficios del yoga y la meditación mindfulness pero cuando me enteré que sería mamá, supe que serían mis mejores aliados.

Cuando nos convertimos en madres, nos encargamos de cuidar de todos y nos dejamos siempre para el final pero tener un tiempo para nosotras, aunque sea unos minutos al día, es necesario para poder dar lo mejor de nosotras a nuestros hijos.

Incluir el yoga y la meditación mindfulness en mis actividades diarias ha cambiado mi vida, ahora tengo más control sobre mis emociones, soy más paciente, me siento con más energía y menos dolor de espalda por cargar a mi bebé todo el día.

Hoy te quiero contar todos los beneficios que traerán a tu ajetreada vida de mamá el yoga y la meditación mindfulness. Desde el embarazo hasta hacer yoga con tu bebé y sin importar si es tu primer bebé o si ya vas por el quinto jaja, te comparto algunos consejos para incorporar estas actividades a tu rutina diaria y encuentres ese tiempo para ti que tanta falta nos hace a nosotras las mamás.

También te invito a formar parte de la comunidad yogui mamis en donde compartiremos rutinas de yoga, tips de yoga, consejos de cuidado personal, ejercicios de meditación y nuestro reto mensual de yoga #unaasanaalavez en donde buscaremos aprender una Asana de nivel intermedio cada mes y a compartir nuestros avances para mantenernos motivadas.

YOGA PARA MAMÁS: LOS 5 BENEFICIOS PRINCIPALES

Todo el mundo parece estar haciendo yoga hoy en día, ¿verdad? En realidad no es así. Hay muchas mamás que han pensado en comenzar, pero deciden que están demasiado ocupadas para agregarlo a sus actividades diarias. ¿Sabías que incluso practicar yoga de 5 a 15 minutos al día puede tener enormes beneficios para las mamás de todas las edades?

Tampoco es necesario ir a una clase, a menos que tengas tiempo o así lo desees. El yoga se puede hacer en casa, en la oficina, en tu patio, básicamente en cualquier lugar.

Cabe recordar que la meditación mindfulness es la otra parte del yoga, lo que yo llamo “yoga mental” y es tan necesaria como la parte física. Así que cuando hablo de yoga, me refiero a todo el paquete, cuerpo, mente y espíritu.

Con tantos beneficios que trae el yoga a nuestra vida, ¡sería grandioso que todas las mamás practiquen!

1. El yoga te enseña a respirar profundamente y a calmarte.

Es una práctica que nos ayuda a mirar hacia adentro y relajarnos. Todas las mamás saben que hay muchos momentos del día en los que necesitamos tomarnos un minuto para calmarnos y reenfocarnos en lo que es importante sin perder los estribos.

El yoga te enseñará a prestar atención y a tomar un minuto de respiraciones profundas cuando sea necesario para centrarte y calmar tu mente y cuerpo.

Si quieres más consejos para empezar a hacer yoga también puedes ver la sección yoga para principiantes.

2. El yoga para mamás estira y fortalece los músculos de todo el cuerpo: brazos, piernas, espalda y abdominales.

¡Las mamás hacemos un montón! Ya sea cargando un bebé, limpiando la casa o hasta empujando los cochecitos. Necesitarás la fuerza de cada músculo para poder rendir todo el día. ¡La ventaja son los hermosos músculos esculpidos que obtienes!

3. El yoga nos da a las mamás “tiempo para mí”.

Incluso si ese «tiempo para mí» son solo unos minutos para hacer algunas asanas o unos minutos en silencio mientras los niños duermen la siesta o están en la escuela, son unos minutos de soledad y paz que las mamás necesitan después de cuidar de todos los demás.

Las madres que trabajan tienen que lidiar con un trabajo y luego con las demandas del hogar, por lo que adaptarse al yoga en tu hora de comida o temprano en la mañana puede ser una opción.

Es en esos 5, 10 o 20 minutos que podemos conectar con nuestro interior y pensar (o NO pensar) y simplemente respirar, ya que el yoga ofrece ese tiempo que todas necesitamos para aliviar el estrés y la ansiedad.

4. El yoga a menudo hace que las mamás sean más conscientes de la alimentación saludable.

Algunas mamás mejoran su dieta y logran bajar de peso o simplemente se sienten más saludables. Por supuesto, este beneficio también se traslada a las familias. Algunas mamás logran hacer que los vegetales sean parte de la dieta de toda la familia aún en los niños que puede ser algo difícil.

El secreto está en hacerlos parte del proceso y hacer que sea divertido para que así se animen a probar y podamos descubrir otras maneras de incorporar los vegetales en su dieta.

5. Otros beneficios ocultos del yoga.

Se sabe que el yoga mejora todo, desde la postura hasta el sueño, los niveles de energía, el equilibrio y mucho más. Dependiendo de cuánto hagas y qué tipo de yoga, es posible que los beneficios no se noten de inmediato, pero después de incorporar el yoga para mamás a tus semanas con regularidad, seguramente notarás muchos beneficios y te sentirás mejor contigo misma.

Más allá de esos cinco beneficios, hay literalmente decenas de otros. Dado que hay muchos estilos de yoga, es posible que debas experimentar con lo que te gusta y con lo que se siente bien. Ese estilo puede cambiar y evolucionar a medida que continúas tu práctica.

Con el tiempo, sabrás cómo crear tus propias rutinas y podrás practicar a solas o hasta enseñarle a tus pequeños.

Por qué toda mamá necesita hacer yoga en casa.

Una práctica de Yoga para mamás en casa consistente te permite «moverte desde adentro», lo que te da una comprensión de exactamente lo que tu cuerpo necesita en términos de movimiento en ese día en particular y cómo liberarte o aliviar exactamente donde lo necesitas.

Esto también se incluye a lo que tu mente necesita, hay días en los que nos sentimos con poca energía, cólicos, estrés o hasta esos días donde lloramos por todo y por nada. El yoga te ayudará a controlar esas emociones y así poder continuar con tu día como mamá. ¿Cómo quieres tu rutina de Yoga el día de hoy? Quizás tengas mucha energía y quieras mucho movimiento, o quizás quieras un estiramiento lento y profundo y luego algo de tranquilidad. Cuando te sintonizas con lo que tu cuerpo necesita ese día en particular, estás satisfaciendo bien tus necesidades.

Como madres, nuestros cuerpos sufren mucho desgaste: cargar niños (primero en el útero, luego en nuestras caderas), agacharse, cargar, arrodillar, perseguir, ¿mencioné cargar? Te aseguro que ya perdiste la cuenta de las veces que cargas a tus hijos durante el día. Es muy importante que aprendamos a consentir el cuerpo que nos ayuda a superar nuestros días ocupados y físicamente exigentes.

Aquí hay algunas razones por las que vale la pena integrar una práctica de yoga en casa a nuestra rutina diaria:

¡Más paciencia!

Es muy importante tener una práctica en casa ¿Por qué? Más yoga = más cordura y paciencia. Es verdad. ¿La mejor parte? No es necesario que sea una clase de yoga de una hora para que se muestren los resultados; Incluso pequeñas cantidades de Yoga (digamos, 5, 10, 20 minutos) cuentan para un poco más de calma en tu mente y en tus palabras y acciones.

Sé que funciona porque lo he experimentando y se de muchas mamás como tú que también han visto los resultados, eso es lo que me gustaría compartir en la comunidad de yogui mamis para mantenernos motivadas y saber que no estamos solas.

¡Eres dueña de tu cuerpo!

Literalmente regalas tu cuerpo durante 9 meses para que crezca un ser humano diminuto, y estas demandas sobre tu cuerpo no se detienen después de dar a luz. Compartes y das de tu cuerpo durante mucho tiempo cuando te conviertes en mamá.

Incluir el Yoga en tu vida te da espacio y tiempo para sentirte como en casa en tu cuerpo nuevamente. Eres una mujer fuerte y alegre y tu práctica de yoga te lo recordará.

¡Fomenta el amor propio y la imagen corporal positiva!

El cuerpo cambia cuando tienes hijos y a menudo necesitamos reavivar una relación amable y amorosa con nuestro «cuerpo de mamá». El yoga para mamás es solo la herramienta para esta nueva relación.

Cuando pasamos unos momentos en el tapete (o incluso si simplemente nos detenemos donde en algún momento del día para estirarnos) podemos escanearnos rápidamente y descubrir cómo nos sentimos físicamente ese día en particular.

¿Tienes los hombros tensos? Tal vez te caería bien unos estiramientos suaves a lo largo del día o una cómoda almohada térmica, que por cierto, esta es como una bolsa mágica en la noche antes de acostarse.

Siempre recuerda que esos minutos son para escuchar lo que nos pide nuestro interior para volver a sentirnos humanas, dueñas de nuestro cuerpo y de nuestra vida.

¡Mejora la postura y la energía!

Cuidar a tu (s) hijo (s) requiere mucho de estar encorvada y con la espalda tensa o rígida. Tener a tu bebé acurrucado pegadito al corazón tiene un propósito (reconfortante) y una postura protectora. Sin embargo, también causa estragos en los hombros, la columna vertebral, la zona lumbar y el pecho.

El yoga te proporciona posturas de fortalecimiento y estiramientos para restablecer el equilibrio, mejorar la postura corporal y reavivar tus niveles de energía menguantes.

¡Una comunidad de yoga para mamás en donde encajas perfecto!

El hecho de que estés haciendo yoga en casa no significa que no debas tener una comunidad de otras mamás que te animen.

Es por eso que he creado la comunidad de yogui mamis, en donde podremos compartir nuestra experiencia mientras entramos en el mundo del yoga.

Motivarnos al ver el cambio que vamos viendo en nuestras vidas gracias a solo unos minutos de dedicarnos un tiempo para nosotras.

Cómo incluir el yoga y el mindfulness en tu vida.

1. Aprovecha la hora de la siesta de tu bebé.

Todo el mundo te dice que duermas cuando el bebé duerme, pero la verdad es que la hora de la siesta es la hora de que mamá haga las cosas.

Agrega el yoga en esa lista de tareas pendientes, aunque solo sea por unos minutos, no te diré que sean 5, 15 o 30, lo que tú puedas hacer durante la siesta, solo recuerda que cuidar tu mente y tu cuerpo es tan importante como lavar esa ropa: es una necesidad, no un lujo.

2. Levántate temprano, antes que todos en casa.

Por supuesto que me encanta dormir, pero lo que amo aún más son esos minutos en silencio antes del amanecer que me pertenecen únicamente a mí.

Para ser honesta, no lo hago todos los días, pero algunas mañanas me despierto media hora antes y saco mi tapete durante cinco, diez o veinte minutos antes de hacerme un té o un café y esperar con una energía renovada a que despierte mi princesa. Es una manera increíble de empezar el día.

3. Usa bien la hora de la comida en tu trabajo.

Si te toca trabajar fuera de casa y tienes 30 minutos o una hora de descanso para la comida, considera dedicar aunque sea un par de minutos de ese tiempo al yoga unos días a la semana.

Durante mi embarazo trabajé en una oficina y aprovechaba para hacer yoga en cada momento que tenía oportunidad, incluso mis compañeros se unieron y así liberábamos un poco de estrés y estirábamos los músculos.

La hora de la comida es uno de los mejores momentos para esos minutos de yoga porque esa pausa debe servirte para liberar tu mente de todo lo que sucede a tu alrededor, así que no lo dudes más, inténtalo un par de días y me cuentas cómo te sientes.

4 Involucra a los niños.

Cuando tienes bebés, incluirlos es un momento para conectar con ellos, pero si tienes niños más grandes, enseñarles a hacer yoga no solo te ayudará a agregar el yoga a tu rutina, aun cuando para ellos sea como un juego, obtendrán los beneficios del yoga desde pequeños.

Si decides hacer yoga con tus hijos, recuerda mantenerlo lo más simple que se pueda para que puedas realmente disfrutar ese tiempo y no se convierta en algo estresante para ambas partes.

5. Pide ayuda a tu pareja.

Todos necesitamos un descanso a veces, y si tienes una pareja que te apoye en las actividades diarias, puedes pedirle de vez en cuando que te apoye a cuidar a los niños una hora para que puedas darte ese tiempo para ti.

Sabemos que la responsabilidad es de ambos y que los dos necesitan un tiempo fuera de vez en cuando para poder renovar energía y seguir dando lo mejor en todos los aspectos de nuestra vida.

¿Por qué el yoga es tan importante durante el embarazo?

El yoga aumenta la circulación, lo que ayuda a disminuir la hinchazón durante el embarazo.

Te ayuda a estar conectada con tu cuerpo y tu respiración, lo que puede ayudarte a sentirte más equilibrada, con los pies en la tierra y en calma durante los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo.

Mantiene tu cuerpo fuerte y abierto, preparándote para dar a luz en el futuro.

¿cómo puedes saber que la rutina de yoga qué haces es segura para ti y tu bebé?

Creo que la principal forma de estar segura en cualquier rutina de yoga para embarazadas es prestando atención a cómo te sientes en un todo momento. Si se siente bien, lo más probable es que lo que estás haciendo sea seguro para tu cuerpo, si no se siente cómodo o si algo no se siente bien en tu cuerpo, no lo hagas.

El yoga es una práctica individual y cada cuerpo y cada persona es diferente. Cuando hacemos yoga estando embarazadas, hay algunas cosas que debemos evitar pero fuera de eso, nadie puede decirte específicamente qué es lo correcto o incorrecto para tu cuerpo, debes hacer cada movimiento lentamente e ir sintiendo si es cómodo o no para ti y tu bebé, así que si decides hacer yoga embarazada trata de no hacer movimientos bruscos y moverte con tranquilidad de una postura a otra.

¿Qué debes evitar durante el embarazo?

1. Torsiones. Aunque muchos dicen que las torsiones donde no se comprime el vientre están bien, yo prefiero evitarlas todas durante el embarazo, solo por precaución.

2. Flexión profunda hacia atrás. En estos meses debemos cuidar mucho de nuestra columna, con todo el peso que cargas en el vientre puedes lastimarte, mejor prueba otras posturas como el puente con soporte con un bloque debajo del sacro durante algunas respiraciones o la postura del camello con las manos en la parte baja de la espalda.

3. Acostado de espaldas. A medida que el vientre va creciendo, debes evitar acostarte boca arriba durante savasana o para cualquier otra postura que te tenga boca arriba durante más de unas pocas respiraciones. Esto es porque tu cuerpo ha acomodado todos tus órganos para poder hacer espacio a tu bebé y al estar sobre la espalda puedes bloquear las arterias y reducir tu oxigenación lo cual no es bueno para ti ni para tu bebé.

Puedes hacer savasana acostada del lado izquierdo con algunos cojines entre las piernas y el cuello o sentarte y meditar un poco.

4. Acostado boca abajo, por razones obvias. Siempre asegúrate de tener espacio suficiente para no recargarte sobre el vientre, si no te es posible, mejor intenta sobre las rodillas.5. Inversiones.

Es el mismo caso que con las torsiones, si ya antes del embarazo ya podías hacer inversiones, podrías seguirlo haciendo mientras te sientas cómoda y equilibrada, pero yo decidí evitarlas durante esos meses para evitar complicaciones innecesarias, ya que las inversiones no harán que tu práctica sea más o menos efectiva, son un gusto más que una necesidad.

Yoga para mamá y bebé

Una manera fácil de volver al ejercicio, es el yoga para mamá y bebé. Recuerda que debes esperar por lo menos 6 semanas antes de hacer ciertos ejercicios y siempre consultar con tu médico si ya puedes hacerlo aún cuando haya pasado ese tiempo.

Mientras tanto, hacer algunos estiramientos que no involucren el vientre, puede ser una práctica segura, divertida y saludable para ambos, siempre tomando tus precauciones.

¿Buscas una forma sencilla de conectar tanto emocional como físicamente con tu bebé?

¡Prueba el yoga mamá e hijo! Hacer yoga con tu bebé es muy diferente a lo que estás acostumbrada pero ayudarás a estimular a tu bebé desde muy pequeño al hacer estiramientos simples con música divertida y algunos accesorios simples. Obviamente tu bebé no hará ninguna Asana hasta más grande, pero los estiramientos le servirán a desarrollarse mientras mamá se ejercita.

Beneficios del yoga posparto para las madres

Ayuda a aliviar el nerviosismo de los nuevos padres.

Las mamás primerizas tenemos muchísimas dudas, miles de preguntas y miedos en la cabeza en cuanto nace el bebé. Suele ser abrumador tener a ese pequeño ser vivo y no saber qué sigue porque no vienen con instructivo. El yoga nos ayuda a calmar esa tormenta de ideas y emociones qué hay en nuestra cabeza para poder tomar decisiones más efectivas.

Es un poco de cariño para tu cuerpo.

Cualquier tipo de yoga te da la oportunidad de nutrir y cuidar tu cuerpo a través de estiramientos enfocados y ejercicios de respiración consciente, lo cual es especialmente importante después de tener un bebé durante nueve meses y dar a luz, solo recuerda que tu cuerpo pasó por demasiado durante el parto y tienes que darle tiempo antes de querer hacer ejercicio de nuevo, las primeras semanas, intenta mantenerlo simple y enfócate en tu mente más que en tu cuerpo y si decides hacer estiramientos o algún tipo de ejercicio recuerda evitar esfuerzos en el vientre.

Estira y fortalece los músculos del suelo pélvico.

Los movimientos suaves y la respiración consciente que son parte integral del yoga aumentan la fuerza abdominal y activan los músculos del piso pélvico, lo que ayuda a recuperarse del parto, mientras que las posturas clásicas, desde el perro boca arriba hasta la cobra, ayudan a abrir los hombros y el pecho músculos que necesitarás todo el tiempo para cuidar a tu bebé durante los primeros meses, estarás todo el tiempo cargándolo y arrullándolo.

Te ayuda a conocer nuevas mamás.

Después de que nazca el bebé, es posible que no tengas tanto tiempo para socializar. Pero es reconfortante hablar con otras madres que están pasando por las mismas experiencias que tú. Formar parte de una comunidad en donde sientas que si encajas y puedas compartir experiencias te servirá para saber que No estás sola!

Ayuda a que tu y tu bebé se unan.

El yoga es una actividad divertida y saludable que pueden disfrutar juntos. Aún cuando tu bebé no haga ninguna postura, hacerlo parte de tu rutina te hará sentir muy bien.

Beneficios del yoga para bebés

  • Ayuda a desarrollar habilidades motoras y sensoriales. Los estiramientos y poses simples pueden ayudar a tu bebé a ganar conciencia de sí mismo y del medio ambiente. Por supuesto, tu bebé no necesita correr maratones desde el útero, pero los expertos creen que la actividad temprana puede ayudar a tu pequeño a desarrollar movimientos voluntarios, lo que puede construir una base sólida para los deportes, la danza y el ejercicio más adelante en la edad adulta.
  • Ayuda a la digestión. Se ha demostrado que Apanasana, o postura de rodillas contra el pecho, alivia el estreñimiento, los dolores por gases y los cólicos (que a menudo son causados ​​por los gases).
  • Promueve un mejor sueño. Aunque no está garantizado, algunos padres informan que sus bebés duermen mejor después de asistir a clases de yoga para bebés.

El Yoga para mamás te cambia la vida

Desde que practico Yoga he ido descubriendo sus beneficios en mi cuerpo y en mi mente. Al convertirnos en mamás, nuestra vida cambia por completo y se siente como si ya no fueras tú, pierdes el control sobre tu cuerpo y tus actividades, dependes por completo de lo que tu bebé necesita y poco a poco nos vamos dejando en el olvido.

Espero que al integrar el yoga en tu estilo de vida, te sirva para recuperar el control de tu vida y crear la vida que deseas, que no te controlen los miedos, emociones y desvelos. Puedes seguir siendo una gran mujer y además una gran madre, no tiene por qué ser una cosa o la otra.

El yoga te ayudará a encontrar el equilibrio entre las dos para que tengas el tiempo de dedicarte a tu cuidado personal que es necesario para poder dar lo mejor para nuestra familia.

Follow by Email
YouTube